Sunday, Dec. 17, 2017

Nuestra Lima

La ciudad de Lima, capital del Perú, es la zona urbana de mayor extensión de todo el territorio peruano. Sus 334,796.86 km2 ocupan un territorio principalmente desértico; su crecimiento urbano, sin embargo, se ha desarrollado sobre sus tres valles principales, formados por los ríos Chillón, Rímac y Lurín, a lo largo cientos de años. Además, Lima tiene el privilegio de ser la única capital sudamericana ubicada a orillas del mar, lo que le permite ofrecer a sus habitantes y visitantes la cercanía de hermosas playas.

Lima Metropolitana es el centro político y económico del Perú. Alrededor y dentro de su Centro Histórico (Patrimonio Cultural de la Humanidad) se ubican las sedes de las principales instituciones políticas: el Palacio de Gobierno, el Congreso de la República y el Palacio de Justicia. Así mismo, en sus zonas empresariales se encuentran los edificios de las empresas nacionales y extranjeras de mayor poder económico.

La fundación española de Lima la realizó el 18 de enero de 1535 el conquistador Francisco Pizarro, cuando fue bautizada como “La Ciudad de Los Reyes”. Eso la convirtió en la metrópoli más importante de toda la costa pacífica durante la época virreinal.

Actualmente, Lima Metropolitana comprende 43 distritos en los que viven 8´455,211 peruanos procedentes de todas las partes del país (INEI, 2007). Por las calles de esta ciudad mestiza oímos distintas lenguas, vemos tradiciones de todas las culturas que integran nuestro país, y degustamos platos diversos y celebramos fiestas multitudinarias. Pero nuestra Lima también afronta problemas y dificultades. La pobreza y la desigualdad, la creciente contaminación, la inseguridad, el tráfico y los accidentes de tránsito, y especialmente, la ausencia de una visión de ciudad a largo plazo que guíe su crecimiento son algunos de los temas pendientes que autoridades y funcionarios públicos deben afrontar para lograr una mejor calidad de vida en la capital.

Lima Cómo Vamos quiere colaborar en ese proceso ejerciendo el rol ciudadano de la vigilancia. Para ello contamos contigo: ¡Vamos, Lima!