Saturday, Aug. 19, 2017

Polución visual (Columna en Perú 21)

Polución visual (Columna en Perú 21)

*Por Mariana Alegre.
Publicado en Perú21

La maraña de cables que inundan las calles de las ciudades genera daño a los paisajes y a nuestra calidad de vida. La ciudad se ve fea, desordenada y sucia por la gran cantidad de nudos de cables que cuelgan de los postes y sobre nuestras cabezas. Esta no es la única fuente de polución visual; también están los omnipresentes paneles publicitarios, que se multiplican indiscriminadamente ahí donde encuentran espacio, lo mismo que las pintas y grafitis de contenido negativo.

Antes restringidos a las vías principales, ahora los anuncios nos gritan qué comprar y por qué oferta debemos optar en cualquier lugar de la ciudad. Inmensas estructuras metálicas sobre techos de casas y edificios, cartelitos pequeños que cuelgan de postes y señales de tránsito. Los cercos de los terrenos desocupados son espacio fértil para las “vallas” que cubren las paredes vacías y –¿no se dan cuenta? – se roban un pedazo de la ya delgadísima vereda. Ni las plantas se libran –¡pobres!–, pues los jardineros se ven obligados a tallar los nombres de las marcas “adornando” el poco verde que la ciudad nos regala. El Centro Histórico a las justas se salva.

La contaminación también es producida por las luces de neón, que iluminan nuestro paisaje de rojo, verde, naranja, morado y amarillo. No olvidemos los paneles que se mueven, los que emiten ruidos, los que tratan de replicar la realidad y se ven en 3D y se mimetizan con el fondo urbano o del desierto –en especial en la vía hacia el sur por la carretera Panamericana–.

Ahora, cuando esté en la calle caminando o sentado en una banca en la plaza o parque de su distrito, mire a su alrededor. Identifique todos esos elementos que hacen fea su ciudad. ¿Qué quitaría? ¿Qué limpiaría? Luego traslade su sentir a su alcalde. Dígale que no le gusta que lo llenen de mensajes publicitarios y de estridentes colores, que prefiere mirar un cielo limpio y no cruzado de cables, que ya es hora de cortarle la luz al neón. Pero, sobre todo, cuénteles a su familia y a sus vecinos para que cada vez seamos más los que rompamos la costumbre de que nos llenen de ruido visual nuestras vidas. Y dígales a ellos que también busquen a su alcalde. Pidamos ciudades sin contaminación visual para poder vivir mejor. Y apurémonos, antes de que la ciudad se vuelva a llenar de la basura publicitaria de los anuncios de la campaña presidencial. Esa que está a la vuelta de la esquina y que pronto, muy pronto, empezará a gritarnos, por todos lados y por todos los medios posibles, por quién votar.

Compartir artículo

About Author

Jairo

Deja un comentario

Hace click en una pestaña para elegir como dejar un comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *